28 de julio de 2008

Propuesta apresurada

En la mañana de hoy lunes, estaba escuchando el programa de Caracol Radio Hoy por hoy, donde se anunció lo que sería la posible solución al grave problema de violencia entre hinchas de los equipos del fútbol colombiano, todo debido a que el sábado en la noche un aficionado de América de Cali fue asesinado por otros dos de Santa Fe, en la salida sur de Bogotá.
El hecho de violencia, que no es para nada nuevo entre hinchas de ambas escuadras rojas, fue previo al partido en que los 'Escarlatas' superaron 2-0 a los 'Cardenales' en el Estadio Olímpico Pascual Guerrero de Cali.

De regreso al programa radial, al aire habló el concejal Fernando Rojas, del Polo Democrático Alternativo (partido de izquierda legalmente constituido como oposición al gobierno de Álvaro Uribe), afirmó haber radicado un proyecto de acuerdo (equivalente a ley, pero sólo para la ciudad) en el cual se prohíba a la gente usar prendas alusivas a algún equipo de fútbol en sitios diferentes a los escenarios deportivos.

El concejal, expresó que la medida debería ser aprobada directamente por el alcalde Samuel Moreno para el próximo fin de semana, y que en caso de no acatar la medida, serían llevados a la estación de policía más cercana hasta que se acabe el partido.

No hizo falta que pasara mucho tiempo para que el concejal echara las 'campanas al vuelo', y tampoco hace falta conocer demasiado la Constitución Política de Colombia para saber que la propuesta va en contra vía de la 'carta magna' de nuestro país, para ello cito los siguientes tres artículos:


"Artículo 16. Todas las personas tienen derecho al libre desarrollo de su personalidad sin más limitaciones que las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico."


"Artículo 18. Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado a actuar contra su conciencia."


"Artículo 83. Las actuaciones de los particulares y de las autoridades públicas deberán ceñirse a los postulados de la buena fe, la cual se presumirá en todas las gestiones que aquellos adelanten ante éstas."

En adición a los artículos constitucionales, es muy sencillo añadir el siguiente argumento: ¿Si yo no soy hincha de clubes colombianos pero tengo la camiseta de la Selección Colombia y con ella salgo cada domingo a la Ciclovía para hacer deporte entonces seré sancionado?

Es claro que la propuesta del concejal es desproporcionada y hecha a la ligera, ya que no se tiene en cuenta a la gran mayoría de personas buenas que sí tenemos la cultura de entender que la vida vale mucho más que una camiseta, un distintivo o un simple color.

¿Entonces cual puede ser la solución?

Parto de la premisa que el problema de violencia entre hinchas no radica en toda la gente, que son unos pocos vándalos y asesinos disfrazados de hinchas, quienes se encargan de arruinar el espectáculo del fútbol dentro y fuera de los estadios.

El programa de Goles en Paz ha funcionado dentro del Estadio 'El Campín', es tiempo que el programa también tenga en cuenta a las hinchadas numerosas de equipos que no son de Bogotá como América de Cali y Atlético Nacional para que no haya más muertes, al menos en Bogotá.

Para que lo anterior pueda ser aplicable en el resto de ciudades donde ocurren hechos de violencia como en Cali y Neiva es necesario que los medios masivos de comunicación, haciendo facultad de su responsabilidad social como principio ético, hagan una gran campaña en conjunto para hacerle entender al público que por un partido de fútbol o una rivalidad no vale la pena perder la vida.

Junto a los medios, las directivas de los clubes, que patrocinan los pasquines de las barras bravas, les dan descuentos en boletería y otros implementos, se pongan serios de una vez por todas, porque más allá del dinero o de la espectacularidad de una salida o la cantidad de gente que esté dentro de un estadio, está la vida.

Si nada de lo anterior funciona, el último recurso es el que ya se ha implementado en Italia: que los partidos de fútbol de 'alto riesgo' sólo cuenten con la presencia de los aficionados del equipo local.

Es bueno y necesario que se tomen medidas para ponerle freno a la escandalosa violencia en el fútbol colombiano, pero antes que un político como el señor concejal Fernando Rojas salga al aire en un medio de comunicación prestigioso como Caracol Radio con el pecho afuera porque 'propuso la solución a todos los problemas', debe al menos estudiarse el problema más a fondo y conocer a plenitud sus causas y consecuencias. Por si acaso, también sería muy bueno repasar la Constitución Política de Colombia para saber si la propuesta es viable o no.

Posdata: No tengo nada en contra de las barras bravas, y como dijo Pirry en el documental sobre violencia en los estadios emitido el pasado 20 de julio por el Canal RCN: "si de verdad quieren que los medios de comunicación destaquen lo bueno que hacen, empiecen por acabar con la violencia que lo único que hace es opacar esas cosas buenas."


¿Hasta cuándo? ¡No más!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.