31 de enero de 2009

Fútbol en retroceso


Sin que haya mucho ruido, ni que los directivos, entrenadores, futbiolistas, aficionados y periodistas nos demos cuenta, el fútbol en Colombia cada vez cae más bajo en su nivel organizativo y competitivo. Todos tenemos algo de culpa en la involución del balompié nacional.

Hace algunos años no había forma en la que Venezuela nos ganara en cualquier categoría. Pero en la noche de publicación de esta entrada, los Patriotas superaron a los dirigidos por José Helmer Silva 2-1, diezmando las posibilidades colombianas de jugar el Mundial Sub-20, desde la misma primera fecha de la etapa final.

Más allá de los problemas futbolísticos del equipo juvenil, el entorno del fútbol colombiano no es el mejor, comenzando por las divisiones inferiores. Los equipos menores en las regiones cuentan con poco o nulo apoyo del gobierno o de la empresa privada. Escasamente podrá salir un Hugo Rodallega o Wason Rentería gracias a empresarios y hombres de fútbol como Hernando Ángel y Eduardo Pimentel.

A la tierna edad de 15 años ya hay futbolistas que debutan en la Primera B, un torneo desordenado al que no se le presta atención: en la primera fecha de la temporada 2009, ninguno de los grandes medios radiales (Caracol y RCN) emitieron un seguimiento mínimo a la jornada. En cambio, atendieron al pie de la jugada el torneo Sub-20, teniendo en cuenta que la B jugaba a las 3:30 p.m. y la Selección Colombia lo hacía cuatro horas y media después, enfocando la información en lo que hacían los demás equipos.

Escasamente la Primera B cuenta con la página oficial auspiciada por Protabaco, la cual apenas tuvo registro de marcadores, sin crónicas publicadas, al momento de realizarse el presente artículo. Aparte del escaso cubrimiento mediático y promoción de la categoría, hay que tener en cuenta las dificultades de los clubes para su supervivencia, más allá de los subsidios de transporte que reciben por parte de la Dimayor.

Gracias a la norma para los jugadores juveniles, en la Copa Mustang debutan jugadores menores de 19 años. Algunos juegan cinco minutos, otros 45, y pueden en cierta forma continuar un proceso constructivo de cara al futuro, lo cual quedó evidenciado con el América de Cali campeón del 2008-II.

No obstante, el proceso que comienza desde la base puede llegar a convertirse en fracaso con las malas decisiones de un cuerpo técnico, y por supuesto, de la fundamentación del jugador y su estado mental. Con lo último me refiero al éxito momentáneo que permite el acercamiento excesivo (a veces imprudente) de empresarios, periodistas y aficionados.

Si algo tienen en común las selecciones de Mayores y Sub-20 de Colombia es el manejo técnico de Eduardo Lara (frontal y secundario, respectivamente), además de los problemas serios de liderazgo y gol que tienen a ambos conjuntos muy lejos de sus respectivas clasificaciones a los Mundiales de Sudáfrica y Egipto.

1 comentario:

  1. Nosotros tambien tennemos problemas de estructura, la verdad se le dio un baile a colombia en el segundo tiempo, y pudimos ganar por una goleada salieeron baratos con el 2-1, bueno aqui hay que mejorar mucho por que con todo y todo lo que se quejen, la federacion colombiana y el futbol colombiano tiene aun mejores extructuras, para desarrollar futbol la regla del juvenil aun es joven aqui y hasta podria decirse que se copio de colombia, bueno espero que sigamos mejorando ambos, y que venezuela siempre les gane, bueno soy venezolano obvio que siempre quiero que gane mi vinotinto, y los partidos de colombia venezuela son duros de pitar ya.

    ResponderEliminar

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.