1 de enero de 2009

¿Mejor corto o largo?


Julio Grondona, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), anunció en los últimos días del 2008, que se está estudiando la posibilidad de volver a los torneos largos, es decir, abolir los torneos Apertura y Clausura y tener un solo campeón en el año. Lo anterior, no modificaría los sistemas de promedio para las copas y el descenso para que el torneo no pierda emoción.
En el fútbol colombiano se juega con un sistema similar al argentino, con dos campeones, un promedio para el descenso, pero no existe promedio para las copas, solo se usa la reclasificación del año, un método acertado.

La propuesta del dirigente 'Gaucho' es digna de analizar, teniendo en cuenta que en el fútbol colombiano hay una tendencia de copiar desde el sur del continente, empezando por las barras bravas, y llegando al sistema del campeonato.

Es bien conocido que el fútbol es un negocio, en el cual intervienen los aficionados, las barras bravas, los directivos, futbolistas, periodistas y comerciantes. Por ende, se debe buscar algo que reuna todos los intereses en común para no perjudicarlo.

Solamente en América Latina hay el sistema de torneos cortos, el cual tuvo como pionero a Argentina en 1991. Actualmente, los campeonatos en México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Bolivia, Paraguay, Chile y Uruguay juegan con este sistema.

Perú también tiene torneos cortos, pero con una modificación interesante: los ganadores del Apertura y Clausura pueden jugar la final del año para definir al campeón, a menos que uno de ellos tenga más puntaje en la reclasificación.

El periodista Pablo Vignone, analiza el anuncio de Grondona como una respuesta a la definición mediante un triangular del pasado Campeonato Argentino, en el cual Boca Juniors, Tigre y San Lorenzo debieron jugar una serie adicional.

"Grondona presume que en un campeonato largo ya no habrá empate en el primer puesto, ni finales ni nada que se les parezca. Y como el comité ejecutivo está pintado, no se duda de que a mediados de 2009 ese bien de familia (Grondona) que es la AFA decidirá el retorno a los torneos largos".

Regresando a Colombia, desde que se juegan torneos cortos en el 2002, se define el campeonato mediante cuadrangulares semifinales y final. En el año anterior, se llegó a hablar sobre la conveniencia de hacer una liguilla eliminatoria, así como en México. El sistema de eliminación directa, sería ideal para la Copa Colombia, tal como lo había planteado en este blog, más no para la Copa Mustang.

Nuestro sistema está bien: con dos campeones, ocho semifinalistas y dos finalistas, la emoción y las buenas asistencias están garantizadas, siempre y cuando no haya otros eventos de por medio como los malos resultados de la Selección Colombia o las tempranas eliminaciones de torneos internacionales.

No hace falta en nuestro país volver a un solo campeón anual. Lo que debería revisarse el sistema de descenso con el promedio de los dos años anteriores y el actual.

Es mucho más justo que el peor equipo en un solo año se vaya al descenso, y no con el proceso de tres años. De hecho, el mismo sistema de torneos cortos no permite la existencia de un proceso, ante la necesidad de resultados inmediatos, por ende, no se podría justificar el sistema de descenso actual.

No quería dejar por fuera el tema de los 'chicos' que llegan a ser grandes. Personalmente, no creo que en ello influya el sistema de campeonato. El factor clave es el grupo de jugadores y su voluntad en el terreno de juego, junto con una adecuada dirección técnica.

Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.