23 de marzo de 2009

No lo esperaba de Sidauto


Muchos capitalinos vivimos el maltrato por parte de los transportadores de buses de servicio público cuando deciden trasladarnos del vehículo que viajamos a otro de la misma empresa o de una ruta similar en pleno recorrido. Ya me había pasado con muchas empresas, pero no lo esperaba de Sidauto, aquí explico por qué.
El pasado martes 17 de marzo abordé el bus Sidauto identificado con el número de registro interno 10338, de placas SID 320, en la Autopista Norte con Calle 187. El vehículo curbía la ruta SE1 del Club Cafam hasta Germania.

Todo iba bien en el recorrido a bordo del bus Mercedes Benz, hasta que en la Calle 147 con Avenida 19 detuvo su marcha. Pasaron cinco minutos en los cuales el conductor hablaba por radioteléfono, y fue entonces cuando nos ordenaron cambiarnos al bus 10486 de placas VDH816 (en la foto), de la misma ruta.

La situación ocurre a diario en más de una ocasión en diversos lugares de la ciudad de Bogotá. Resulta ridículo que las autoridades de la movilidad capitalina no tomen medidas al respecto en pos del respeto a los pasajeros que debe primar por encima de los intereses particulares o la falta de coordinación del sistema de buses urbanos.

Ya llega a ser normal cuando esa situación pasa con cualquier otra empresa de transporte, pero sorprende de Sidauto y su servicio de Ola Azul (SSS), que busca mejorar el servicio de buses al sólo detenerse en los paraderos y al haber buscado en un principio junto a Sistema Express implementar el sistema de tarjetas prepago para los buses urbamos.

Aún falta mucho para la implementación parcial o total del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), el cual incuirá a TransMilenio y los proyectos de Tren de Cercanías y Metro. Mientras eso ocurre es necesario que empresas como Sidauto tomen conciencia y asuman seriedad en el trato a los pasajeros.


Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

3 comentarios:

  1. Haber José Gabriel. Creo que una persona medianamente pensante, sabe que esta es la forma de no hacerle perder ni el tiempo ni el dinero al pasajero. ¿Usted acaso sabe cuando puede fallar una máquina de esas? Deje de ser tan problemático y más bien dedíquese a escribir cosas que no redunden en sus nefastas experiencias personales. !Fatal!

    ResponderEliminar
  2. Un saludo, señor "anónimo", porque al menos yo no me escudo en el anonimato para escribir o, como es su caso, lanzar improperios. Su punto es valido y sería muy valioso si lo hubiera expresado de una forma adecuada.

    Por otra parte, no le veo nada de malo a la forma en que manejo el blog con parte de mis experiencias personales, que en este caso fue nefasta y no sólo para mi, también para los demás pasajeros y los miles más que han sufrido situaciones similares. Lo fatal es que el transporte público de Bogotá le tome del pelo cuando le venga en gana a los usuarios. De todas formas agradezco su lectura a este blog.

    ResponderEliminar
  3. haber soy funcionario de la empresa y creo que no alcanza a concebir los poroblemas de operacion que dicho incidente implico lo del uso del radio telefono es por la seguridad de ustedes como usuarios y de nosotros como empresa no obstante los radios que no son radiotelefonos sino avanteles ya fueron retirados de la flota de padrones y de busetones que cubren la ruta SE-1 en nombre de sidauto s.a. le pedimos excusas por lo problemas que el transbordo de vehiculo lo pudo hacer sentir recuerde que en sidauto s.a. estamos espernado ese tipos de quejas para mejorar dia a dia en aras de prestar un mejor servicio
    att:
    coordinador de ruta de sidauto s.a.

    ResponderEliminar

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.