1 de abril de 2009

A pensar seriamente en Brasil 2014


Como "gravísima" fue calificada por el diario El Tiempo la derrota de la Selección Colombia 2-0 frente a su similar de Venezuela por la eliminatoria al Mundial de Sudáfrica 2010. Con el equipo nacional casi eliminado de la Copa del Mundo es apenas tiempo para hacer una evaluación seria de lo acontecido y pensar desde ya en el 2014.

En este momento recuerdo lo que se dijo hace cuatro años luego que Colombia igualara 0-0 con Venezuela en Maracaibo. "Hay que empezar un proceso serio con Reynaldo Rueda"; "A pensar en Sudáfrica 2010", y por supuesto "Lo que nos mató fue empezar cero de 12 con Maturana".

Está bien, el periodismo deportivo emite juicios con base en hechos. El gran problema es que la retroalimentación no es completa porque así se pida pensar en procesos en Colombia no se hace, o si se intenta no existe coherencia, o se busca el resultado inmediato y provisional que el de largo plazo y duradero.

El camino a Sudáfrica

A pesar que Rueda hizo un buen trabajo con la Selección (en 14 partidos seis victorias, cinco empates y tres derrotas) fue reemplazado fulminantemente por Jorge Luis Pinto, técnico estrella a final del 2006 por su título al mando del Cúcuta Deportivo.

El proceso con Pinto no fue positivo desde su comienzo en la Copa América 2007 donde la selección fue goleada por Paraguay (5-0) y Argentina (4-2) y a duras penas venció a Estados Unidos (2-0). Luego que se le diera continuidad parecía que las cosas iban en buen camino luego de finalizar el año con ocho puntos de 12 posibles, pero en 2008 el detonante fue la goleada a manos de Chile 4-0, precedidos de la derrota ante Uruguay como local (0-1) y el 0-0 contra Ecuador celebrado como una gran victoria.

Desde entonces Eduardo Lara, el exitoso seleccionador de la Sub-20, tomó al equipo dando una 'decorosa' derrota contra Paraguay y un más que digno empate frente a Brasil 0-0. Ahora, la situación es "gravísima" luego de perder con Venezuela, porque se ha perdido lo que se ganó ante Bolivia cuatro días antes.

Las consecuencias

Si hago todo el recuento es porque quienes no recuerdan la historia están condenados a repetirla. Si un proceso tiene futuro no hay razones para cortarlo, como sucedió con Rueda en 2006, así como de marchar mal debe ser renovado a tiempo, lo que no sucedió con Pinto luego del fiasco de la Copa América.

Hay que ser claros: si la Selección Colombia no juega el Mundial de Sudáfrica 2010, lo cual es altamente probable, no saquemos las excusas baratas de los árbitros, de los horarios, o de la sede. Un buen equipo de fútbol deberá ganar, sin importar como juegue, en cualquier parte. El ejemplo claro es Chile, que logró ganar incluso en la altura de La Paz, o el mismo Uruguay que derrotó a Colombia en Bogotá.

Si la eliminación está a la vuelta de la esquina no es por los factores que más parecen un delirio de persecución, cuando no vemos los problemas de nuestro fútbol, y porque es necesario ser realistas en cuanto al nivel superior de rivales directos como 'Australes' y 'Charrúas'.

Para pensar en 2014

No es pesimismo, es realismo. Con el nivel futbolístico actual de la Selección Colombia sería un auténtico milagro ir al próximo mundial. Ya pensando en 2014, sabiendo que Brasil no jugará eliminatoria por ser local, no es ideal comenzar 'llorando' al pedir que se cambie el calendario. Lo primero es lavar los trapos sucios en casa.

Esos trapos son conformados por la prensa que no rodea a la selección en torno a una sola sede, favoreciendo regionalismos absurdos que no ayudan al proceso. De nada sirve jugar en Barranquilla, Bogotá, Tunja, Cali o Medellín si no hay un buen equipo de fútbol. Tampoco servirá la sede si no se hace la preparación física y táctica allí: se juega en Bogotá pero se entrena en Rionegro ¡Que coherente!

Para que haya un buen equipo de fútbol debe haber seriedad desde el mismo técnico. Hoy nadie sabe cómo acabará la participación en la actual eliminatoria, pero los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol sólo tendrán dos opciones en noviembre de este año: ratificar a Eduardo Lara y apostarle todo, o contratar a un técnico extranjero que le imprima carácter a los jugadores, que, si bien son talentosos carecen de actitud ganadora (caso de los procesos 2002, 2006 y 2010).

Es necesario seguir viendo opciones y soluciones. Pero hasta que no haya planeación real y coherente, así como unión general al equipo, seguirá pasando el tiempo y Colombia no volverá a un Mundial de Fútbol.

3 comentarios:

  1. Me gusta el fútbol y algunas cosas sé, aunque me da pereza verlo y veo a la selección movida más por un sentimiento de patriotismo que cualquier cosas. Sostenerte una discusión sobre lo que planteas sería caso perdido, tú eres el que sabe del tema, el periodista deportivo... pero a mí sí me parece que un chileno que sabe que va a pitar un partido de un equipo que de ganarlo podría quedar por encima del equipo de su país, inevitablemente y con toda la intención del caso inclinará la balanza en su contra, en nuestra contra. Colombia jugó para haber ganado ese partido, aguantó la diferencia injusta de un jugador menos por un largo tiempo hasta que no pudo aguantar más y llegó el gol de Venezuela. Luego el mk árbitro pitó un tiro libre que en nuestra contra que nos aniquiló. La madre para ese árbitro, y en este caso a mí sí me parece que influye, porque esa "falta" de tiro libre fue solo una leve fricción.

    ResponderEliminar
  2. Colombia debe jugar en Barranquilla, no en Bogota, Medellin. Queremos que Colombia juegue al Nivel del Mar no a la Altura de Bogota, que es la Altura de la Muerte.

    ResponderEliminar

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.