20 de junio de 2009

¿Qué pretende Roland Emmerich?



Foto: Sonypictures

Apenas escandalizado quedé al ver el trailer de la nueva película del cineasta alemán Roland Emmerich, titulada 2012. La relación con el apocalipsis y la destrucción a gran escala, dejan mucho que pensar de lo que ya no es una película de ciencia ficción, sino un filme que puede desatar cualquier clase de reacción en el público.
Ver la destrucción del Cristo del Corcovado, la Basílica de San Pedro aplastando a miles de personas, la explosión del volcán Yellowstone, junto a los demás elementos visuales que ofrece el trailer, hace sin dudas pensar de primera mano en los maravillosos efectos especiales de la película 2012.

No obstante, la cinta más allá de verse llamativa por la parte visual, deja muchas inquietudes sobre lo que será el tratamiento argumental de la misma, principalmente por lo delicado que es hablar de lo que pueda suceder o no en el solsticio de invierno del año 2012, el 21 ó 23 de diciembre.

Apenas de escándalo me pareció el trailer, y en si la misma película no tiene mayor razón de ser que la de generar pánico y temor en quien la vea, por la cercanía del año 2012 y la cantidad de supersticiones que existen alrededor de un eventual fin del mundo, un cambio de conciencia en la humanidad, todo relacionado con el fin del conteo del Calendario Maya.

Hablar del 2012 es un tema de tratar con mucho cuidado, porque si bien la gente no es estúpida, muchos podrían caer en dar por ciertas afirmaciones que no son exactas. Nadie puede afirmar, al día de hoy, si realmente asisiremos al fin del mundo o a un evento maravilloso para la humanidad.

Como dice Arturo Aguilar, en su artículo publicado en el periódico Vanguardia (Artículo recomendado), al menos 600 mil sitios de Internet creen afirmar la verdad sobre lo que sucederá en 2012. Al parecer, Emmerich busca responder a esa pregunta con su nueva película, que sin dudas le generará millones de dólares en ganancias a costa de la angustia que podrá generar en cientos de espectadores.

Algunos somos más críticos, y si bien en este blog he comentado sobre mi expectativa del cambio de conciencia que ocurra en la humanidad, no puedo tampoco descartar que ocurra una catástrofe. Repito: nadie puede asegurar absolutamente nada sobre el 21 de diciembre de 2012, ni siquiera Emmerich con su película y su "dañada" publicidad viral alrededor de la misma.

Más allá que invitar a la gente a buscar en Google "2012" para "averiguar la verdad", la invitación correcta que se debe hacer no es a averiguar la verdad, porque ésta no es 100% comprobada. Si bien hay indicios es bueno hacer un llamado al público a que no trague entero cualquier cosa que se hable del tema, a ser cautos y de todas formas, estar preparado para lo que vaya a pasar.

Trailer de "2012"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.