6 de noviembre de 2009

Postobón: ¿Patrocinador inconveniente?


La definición del nuevo patrocinador del fútbol colombiano estuvo marcada por una subasta en medio de la asamblea de la División Mayor de nuestro balompié. Realmente ¿Existió falta de seriedad debido al anuncio previo de Coca-Cola como sponsor? ¿Cómo se puede manejar la suspicacia del torneo con Postobón como patrocinador, siendo el Grupo Ardila Lule dueño de Atlético Nacional?
Cuando se conoció por medio del portal ‘oficial’ de Dimayor y Telmex Golgolgol.net que Coca-Cola sería el patrocinador oficial de los torneos de Primera y Segunda División, se vio con beneplácito la noticia, debido a la trayectoria, seriedad y confiabilidad que brinda la multinacional estadounidense, además del simple aporte financiero.

No obstante, cuando se esperaba el anuncio oficial sin mayores obstáculos en la asamblea general de la Dimayor, se produjo una subasta, en la cual intervinieron otras dos de las tres empresas que ofrecieron capital para el campeonato de fútbol, como lo son BBVA y Postobón, luego del retiro extraoficial de Comcel.

Más allá que haya ganado el mejor postor, en medio de una competencia de libre mercado como lo es una subasta, es poco serio que se anuncie extraoficialmente con todos los bombos y platillos a Coca-Cola y luego los dirigentes se inclinen por Postobón. No se trataba de un rumor periodístico errado, ni de proteccionismo comercial. Por la plata baila el mono, y así sucede en todos los deportes, no sólo el fútbol.

En todo evento deportivo o cultural los patrocinios son una parte vital y si bien el apoyo de Postobón es importante, nos quedaremos con las ganas de ver una explosión comercial muy amplia por parte de Coca-Cola, una empresa con toda la experiencia mundial en mercadeo de marca. “Coca-Cola es de lejos la bebida número 1 del mundo, pero también es la que más invierte en publicidad”: de la película Election de 1999.

Como nota al margen, los demás deportes colombianos, aquellos que son del ciclo olímpico y otros en proceso de profesionalismo como el baloncesto, envidiarían los 25 mil millones de pesos de adelanto que dará Postobón a los 36 clubes colombianos de las categorías A y B.

¿Favorecimiento al Atlético Nacional?

El pasado mes de agosto se supo la intención de Postobón de retirar su patrocinio de la Copa Colombia, como un presunto método de chantaje para evitar que el Atlético Nacional fuera sancionado por los graves disturbios generados por su barra brava en un partido frente al Deportes Quindío.

Éste antecedente negro caló de mala manera en buena parte de los aficionados, y a varios periodistas deportivos que tienen al campeonato de fútbol bajo sospecha por los malos arbitrajes y el presunto favorecimiento al club ‘Verdolaga’ (arbitrajes de Hernando Buitrago en la campaña campeona de 2007-II).

Justamente, todas esas sospechas, rumores sin comprobar y el manto de duda existente sobre nuestro fútbol no permite que Postobón sea visto con buenos ojos como el nuevo patrocinador del torneo, al ser esta empresa propiedad del Grupo Ardila Lule, dueña del Atlético Nacional y del Canal RCN, dueña de los derechos de televisión del torneo. Basta con leer las opiniones en los foros, blogs y redes sociales para entender el descontento general de los aficionados frente a ello.

La cuestión ahora, no es de escudarse y vender una marca porque gusta o no, ya que los medios han quedado fascinados durante 20 años con la Copa Mustang, más no lo han hecho con la Copa Colombia (que en realidad es la Copa Postobón). El patrocinador, así no guste, debe ser respetado en cualquier deporte. Es un asunto de ética profesional.

Todos seremos fiscalizadores de cómo funcionará ahora el campeonato, con las dudas que hay desde hace tanto tiempo con favorecimientos deportivos, pero más aún con una auditoría que se debe hacer a los dineros del patrocinio, y sus destinatarios para verificar de una vez por todas si los recursos se están utilizando realmente en sacar de la crisis a los clubes que sobreviven con el dinero de la taquilla o aquellos que ya no pueden con las deudas.


Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

3 comentarios:

  1. Hola, que buen artículo, pero se le olvida mencionar que Coca-Cola hiba a ivertir cerca de 40.000 millones de pesos en infraestructura de estadios en tribunaa, camerinos, zonas de parqueo, tableros electronicos etc..., esto hubiera sido importantisimo de cara al mundial sub-20. Se que la propuesta de postobon es muy completa pues incluye la hidratacion y dinero adelantado para pagar las deudas. Nacional por respeto al futbol colombiano debio abstenerse de votar. Ya se adeudaban 4 meses de patrocinio a la Copa Colombia por parte de Postobon que casualmente fueron pagados hasta ayer. Que mal, por que Coca-Cola quería hacer que los clubes fueran de los hichas al mejor estilo de Europa. Por el futbol, campeonatos internacionales (incluyendo la seleccion) sera malo, pues desde hace rato se viene pidiendo q el cambio sea desde los clubes. Bueno bienvenido Postobon, Parece que las copa se van a llamar asi: Copa Mustang= Copa Postobon, Copa Premier = Copa Colombiana, Copa Postobon = Copa Cristal.

    ResponderEliminar
  2. pues realmente la propuesta de postobon es muy buena porque realmente trata sobre lo del proyecto del verde y que tambien tiene demaciada gente que puedo expresar este producto

    ResponderEliminar
  3. lo que hace postobon me parece muy chevere por que desde un punto de vista la empresa ha sabido proteger y cuidar su puesto y mas pork tambien les colabora demaciado en la liga postobon y mas con el verdolaga en medio todo funciona de maravilla

    ResponderEliminar

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.