12 de diciembre de 2009

Lo bueno y lo malo del nuevo patrocinador del fútbol colombiano



Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor y Héctor Fernando García, presidente de Postobón.

Gracias a la cordial invitación de Sistole S.A., que llegó al correo de este blog, pude estar presente en la presentación oficial de Postobón como nuevo patrocinador del fútbol colombiano, realizada el jueves 10 de diciembre. A continuación algunos aspectos positivos y negativos de la nueva marca del fútbol colombiano además de dos hechos inéditos de la conferencia de prensa.
De entrada, llamarle a todos los torneos "Postobón" es un error. Recordemos que la antigua Copa Mustang se llamará Liga Postobón, la antigua Copa Premier (Primera B) se llamará Torneo Postobón, la Copa Postobón mantendrá su nombre y el Torneo Sub-18 será Campeonato Postobón. Pudo ser algo mejor, que no suene a "repetición de la repetidera", como Copa Colombiana, Torneo Oasis, Liga Postobón y Campeonato Tutti Fruti, por decir algunas ideas.

La primera dificultad surge para el común de la gente, en parte también para los periodistas que estamos en la obligación de llamar a los torneos por su nombre. Ya no se puede hablar del torneo colombiano cuando se hable de la antigua Copa Mustang, porque se puede confundir con el "Torneo Postobón" que es la Primera B. Igualmente, faltará ver qué tan posicionado está el nombre de Copa Postobón, para que no se confunda con la Liga Postobón. Igualmente, no se puede hablar del Campeonato Colombiano como sinónimo de la nueva Liga Postobón, porque se confunde con el Campeonato Postobón. ¿Adiós a los sinónimos?

Dentro del crucigrama expuesto hay un condicional delicado, que está dentro de la libertad e independencia del periodista. Postobón anunció que invertirá 12 mil millones de pesos en publicidad dentro y fuera de los estadios. ¿Será que la empresa invertirá en pagarle cupos de publicidad a determinados medios con tal que se anuncie a Postobón como nombre oficial?

De ahí que el periodista cumpla con su labor ética y profesional de reconocer el esfuerzo que hace el patrocinador del evento, sin necesidad de estar cohibido por el dinero. Hay que resaltar por voluntad propia el esfuerzo que este momento hace una de las empresas más queridas y representativas del país, como lo es Postobón.

Es claro, si se dice Copa Santander Libertadores, Copa Nissan Sudamericana, hay que decir sí o sí Liga Postobón, pero reitero, el problema es que no se podrán usar sinónimos so pena de entrar en confusión informativa.

En la rueda de prensa

Héctor Fernando García, presidente de Postobón, afirmó lo siguiente: "Queremos llevar al fútbol colombiano a la estatura de las ligas inglesa o española, por lo que no se escatimarán esfuerzos". Para que nuestro amado balompié, llegue al nivel de las mejores ligas del mundo no basta con que haya dinero por doquier, porque se reconoce la altísima importancia de la inversión de 42 mil millones de pesos anuales.

La Liga Postobón está muy lejos de la Premier League o la Liga BBVA española, en infraestructura y en calidad de jugadores, por eso la pretensión es más que alta, exagerada. Sí se puede llegar a un alto nivel de juego, lo cual sería posible en cinco o diez años, pero primero pensando en el orden actual de importancia de ligas en la zona Conmebol, según el escalafón de la IFFHS: 1. Brasil 2. Argentina 3. Chile 4. Paraguay 5. Uruguay 6. Colombia (14 en el mundo).

Por otra parte, hubo dos temas que llamaron la atención de la rueda de prensa, aparte de algunas preguntas redundantes. Nelson Asencio del Canal Caracol metió el "dedo en la llaga" cuando preguntó si es posible cambiar la situación de las ruedas de prensa al término de los partidos, ya que debido a la exclusividad de derechos de televisión de RCN y Telmex los periodistas de otros medios audiovisuales no pueden ingresar a los estadios ni siquiera a tomar reacciones, por orden misma de Dimayor (N del R. un acto que atenta contra la libertad de prensa).

Ramón Jesurún respondió ante la inquietud lo siguiente: "ellos (RCN y Telmex) tienen el derecho exclusivo de transmisiones por televisión, vale la pena que hagamos un re-estudio de lo que estamos haciendo".

Honestamente, dudo mucho que exista la voluntad por parte de los actores para cambiar esta situación que es muy molesta para todos, porque al hacer sus entrevistas afuera del estadio, los periodistas deben exponer a futbolistas y entrenadores a la gente, lo cual no es apropiado. Además a los protagonistas les causa mucha molestia (con toda razón) el hecho que les hagan las preguntas que ya realizaron sus colegas de radio y prensa.

Ojalá las palabras de Jesurún no se queden en un saludo a la bandera, por el bien de todos los medios y del crecimiento del fútbol colombiano. Es sano y apenas ético respetar la exclusividad de RCN y Telmex, pero debe permitirse el ingreso de cámaras una vez finalicen los partidos.

El segundo tema tiene que ver con la exclusividad del patrocinio. Esteban Jaramillo preguntó si habría problema en el caso que algún equipo con dificultades económicas (muchos) desee ser patrocinado por una empresa diferente, como Bavaria a través de su producto Pony Malta. La respuesta de Héctor Fernando García fue que no habría problema, siempre y cuando no se trate de productos de la clase marcaria 32.

Lamentablemente nadie sabía que era la clase marcaria 32, pero investigando, esta se trata de: "Cervezas, aguas minerales y gaseosas y otras bebidas no alcohólicas, bebidas y zumos de frutas, siropes y otras preparaciones para hacer bebidas", juzguen ustedes.

Tres conclusiones

Este blog, El Castillo, siempre pretende que los lectores saquen sus propias conclusiones, pero siento la necesidad de resaltar algunas.

Uno: El aporte de Postobón al fútbol colombiano es mucho más que valioso, ya que se trata de algo que sólo busca el bienestar del deporte más promocionado del país. De entrada se puede ver no sólo con la hidratación que se brindará a los 36 clubes profesionales, también con que gracias al anticipo de 25 mil millones de pesos podrán ponerse al día en gastos parafiscales y fiscales. Como hecho inédito, gracias a Postobón, la Dimayor podrá subsidiar los viajes por carretera de los clubes del Torneo Postobón (Primera B).

Dos: Si existen influencias en los clubes o en los partidos, tiene que ver más con teorías que sólo el tiempo podrá desmentir y acabar. Si hay favorecimientos a Atlético Nacional o Millonarios o a cualquier equipo, es porque los árbitros colombianos no son profesionales y son malos por naturaleza, aunque puede aplicar en algunos casos de sospecha arbitral el siguiente refrán: "las brujas no existen pero que las hay, las hay".

Tres: Si todos jalamos para el mismo lado (barras bravas, aficionados, periodistas, patrocinadores, ejecutivos, empresarios y medios de comunicación) ayudaremos a que el fútbol colombiano crezca, no sólo en nombre, también en calidad. Porque con mayor exposición mediática y periodistas mejor preparados, neutrales y con igual derecho de acceso a la información (entrevistas) habrá más capacidad de exigirle nivel a nuestro balompié decadente (eliminado del Mundial y de todos los torneos internacionales de clubes en el 2009).


Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

1 comentario:

  1. Excelente nota y totalmente de acuerdo con lo de los nombres, Postobón tiene muchas marcas reconocidas a nivel nacional.

    ResponderEliminar

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.