20 de septiembre de 2010

Millonarios sólo necesita respaldo



Foto: José Gabriel Celis B. Archivo / Castillo bogotano

El eterno rival "embajador", Santa Fe, con su triunfo 2-0 en el clásico 261 de Bogotá, dejó a Millonarios con toda la preocupación y los inconvenientes que tiene estar cerca del descenso. El problema ya es bien conocido, lo que hace falta son las soluciones que de por sí ya están en curso para uno de los grandes del fútbol colombiano.
Suficiente se ha profundizado en otros medios de comunicación acerca de la situación por la cual atraviesa Millonarios, en su parte deportiva y administrativa. Este espacio no es para contribuir con chismes o con el fin de darle palo a jugadores, cuerpo técnico y directivos. Lo que necesita Millonarios es respaldo.

Durante los últimos años, por no decir en las últimas dos décadas, el 13 veces campeón del fútbol colombiano ha estado mal rodeado en muchos aspectos. Con o sin intención, los ataques por medio del micrófono y la pluma, además de los malos manejos administrativos, sumados a la mala suerte y/o incapacidad de jugadores y técnicos han llevado al club a la situación en que está.

Lo administrativo marcha bien, como lo ha manifestado el presidente del club, José Roberto Arango, quien apenas hace unos meses reemplazó a Juan Carlos López. El presidente, ha dado buenas luces sobre la solución administrativa del club incluyendo a 24 socios aportantes de mil millones de pesos cada uno para salvarlo.

Sin embargo, Arango no sabe de fútbol como lo ha confesado, sin que esto sea pecado. El problema es saber quién lo está asesorando y saber si las cosas en el grupo marchan por buen camino, entiéndase en cuanto a trabajo, comunicación y cohesión.

Muy fácil es "madrear", como se dice vulgarmente, a todo el mundo, comenzando por el técnico Richard Páez, quien carga el lastre de casi llevar al descenso al Alianza Lima en el 2008, pero de su grata recordación por ser el gran preculsor del balompié en Venezuela. Ojalá que con su trabajo y el de los futbolistas se encuentre "la contra" que pueda revertir la delicada situación de resultados que afronta el club.

Hay antecedentes

Millonarios lleva siete partidos sin ganar, es penúltimo de la Liga Postobón II, con mínimas opciones para llegar a los cuadrangulares, pero lo más grave es la amenaza latente del descenso. Al día de publicación de este artículo, el equipo "azul" está con el mismo puntaje del Envigado en la tabla de promedio para el descenso, es decir, pisando la zona de promoción y a cinco unidades del descenso directo (donde está Cortuluá por el momento).

Recuerdo que no es la primera vez que el club capitalino está en esa situación, recordando la campaña del torneo en 1995, donde quedó a cuatro puntos de caer a la Primera B y la 1996/97 donde apenas seis unidades lo separaron del Cúcuta Deportivo que se fue a la segunda categoría donde permaneció 10 años. Como nota curiosa, desde 1998 se juega el descenso mediante el promedio de los últimos tres años, justamente para proteger a los equipos grandes.

No hacen falta más alertas, avisos luminosos, golpes de pluma y micrófono. Si existe la intención de salvar a Millonarios y devolverlo al puesto de club grande, y no al actual de un histórico en decadencia, lo último que puede pasar es que el equipo se vaya a la Primera B.

El descenso traería más implicaciones negativas que positivas, la más obvia es la de truncar el proceso de salvación administrativa porque me atrevo a decir que la marca "Millonarios" es una de las que más vende en el país, y que eventualmente se devaluaría en la Primera B lo cual podría llevar al club a la liquidación definitiva y a muchas personas a perder sus empleos.

El reto está al frente, que son los próximos partidos contra América, Cortuluá, Real Cartagena, Envigado, Atlético Nacional, Boyacá Chicó, Deportivo Pereira, La Equidad, Deportes Tolima y el último, contra Independiente Medellín en la capital antioqueña, donde el 14 de noviembre del presente año estaremos hablando de una tragedia colectiva o un milagro.

El deber de la prensa y la gente que por alguna razón ha estado cerca del actual cuerpo técnico, jugadores e integrantes de la parte administrativa, es de colaborar, de enviar buena energía, trabajar con buenos propósitos por Millonarios y no por intereses personales.

En este momento atacar a Millonarios o querer acabarlo es como atacar al trabajo propio, por eso, desde este humilde espacio, manifiesto mi respaldo al club y espero que se revierta la situación y próximamente se pueda dedicar un espacio a la salvación del club que marcha por buen camino en el escritorio.

Sólo falta respaldo, que la pelota entre al arco y la multitudinaria afición embajadora pueda cantar feliz ante el fin del calvario.


Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.