30 de julio de 2011

La penosa inundación de El Campín



Foto: Cortesía de Julián Anzola.

Ha habido errores y cosas malas durante la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Colombia 2011. No se puede ocultar nada ante los ojos del mundo. Sin embargo, desgastarse en una fiesta tan importante para resaltar solo lo negativo también está mal. Debe denunciarse lo ocurrido en El Campín pero que no se quede como un tiro al aire.
Colombia es un país que existe a pesar de sí mismo, como dice en su libro David Bushnell. Y justamente, es un autor foráneo quien hace la mejor radiografía de nuestro país. Ese diagnóstico se ratifica por las opiniones en apenas dos días de Mundial.

No es argumento tapar los errores bajo la excusa del patriotismo. Sin embargo hay que saber sobreponerse a las dificultades y también caer en cuenta que con esfuerzo y voluntad las cosas salen adelante.

A nadie le gusta la mediocridad ni los errores, pero hay circunstancias que son mucho más de fondo y que merecen algo más que el análisis banal bajo diversos puntos de vista relacionados con el odio, el regionalismo, el anhelo de mejorar, entre otros.

El motivo de este artículo es la situación de hace apenas un par de horas, luego de un terrible aguacero con granizo en Bogotá que obligó aplazar una hora el inicio de la jornada mundialista con el partido entre Malí vs. Corea del Sur. La naturaleza no tiene la culpa.

Sin dudas, es vergonzosa la inundación del máximo escenario de la capital, el Estadio El Campín. Sin embargo, el espectáculo se está dando, el fútbol entre las selecciones mundialistas. Se piensa que la vergüenza y el ridículo internacional es lo grave. El verdadero problema es que después de la guerra todos somos generales y criticamos muy fácilmente.

Si se va a criticar la inundación del terreno de juego, la zona de prensa y del palco de la FIFA en El Campín, debe hacerse con algo más que las vísceras. Debe ser una denuncia a fondo, que involucre consecuencias más serias que 'pasar el oso'.

A Bogotá, y de hecho, al país entero se lo están robando desde hace que tengo uso de razón y a diario se conocen cifras cada vez más graves de corrupción. Debe llevarse a cabo una investigación seria contra los contratistas que hicieron las obras de El Campín para este Mundial.

El drenaje funcionó, pero tarde. La sala de prensa se inundó, es un papelón. Que el asunto no se quede en tiros al aire pasionales auspiciados por el calor de un certamen que no está saliendo como todos quisiéramos.

Ojalá que siempre se denunciara con la misma energía y fuerza la forma que nos roban a los colombianos todos los días.

Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.