18 de marzo de 2012

Percepción sobre Gustavo Petro como alcalde de Bogotá


Este montaje es medio en serio y medio en broma acerca de lo que ha sido la gestión de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá. Como ciudadano de la capital me siento indignado por lo que ha sido hasta ahora.
Decidí comenzar con esa foto que resume las diferentes percepciones que hay frente a la imagen de Petro, porque eso es lo que se ha destacado más allá de los problemas de la ciudad, su imagen.

Es claro que si no es popular, si no da la primera plana o los titulares de los noticieros, no le va a servir al alcalde Petro. La estrategia mediática del alcalde incluye mucha controversia como la caída en las acciones de la ETB y la EEB, las criticas que generaron los violentos disturbios en TransMilenio y la pelea con otros sectores de la izquierda mientras la ciudad sigue en las mismas.

Twitter ha sido la herramienta principal de Petro, por lo que se entiende que le han de pagar por ser Community Manager y jefe de prensa aparte de su rol como burgomaestre. Así quedó demostrado en la terrible crisis anunciada del viernes 9 de marzo en la cual el vandalismo y la anarquía tomaron por asalto a TransMilenio.

Al alcalde de mi querida Bogotá solo le falta tener interlocución con Hugo Chávez, porque se toma bastante en serio su rol al inaugurar una red de gas natural en Lima con el presidente del Perú, Ollanta Humala, y regalarle las llaves de la ciudad al presidente boliviano Evo Morales. No es que sea algo malo... simplemente pantalla y más pantalla.

¿Tendremos a uno de los candidatos presidenciales para las elecciones de 2014 o 2018 gobernando desde twitter el Palacio Liévano? Dudarlo es de inocentes. Por supuesto que la Alcaldía de Bogotá es un juguete político que sirve para postularse a la presidencia (hasta ahora sin éxito), en el cual los perjudicados son sus habitantes. En la ciudad aplica la siguiente frase: "Los pueblos merecen a sus gobernantes".

No todo es malo con el alcalde Gustavo Petro, ya que le va a devolver a la ciudad los conciertos en el Estadio El Campín, acabando próximamente con la gramilla del estadio con la idea de construir una arena multipropósito que necesita la ciudad.

En la parte seria, el primer (y de momento único logro) en 3 meses de gestión es cumplir con la promesa del mínimo vital de agua para los habitantes de estrato 1 y 2 en la ciudad.

Hay que dejar gobernar al señor Gustavo Petro, pero hasta el momento la seguridad en la ciudad no ha mejorado, Bogotá tiene al 43% de sus ciudadanos sin un empleo formal (sumando desempleo y subempleo o 'rebusque'), la movilidad sigue siendo un caos y todo sigue en proyectos. Lo anterior sin hablar de la materia abandonada por el alcalde: el deporte, pero eso requiere un artículo completo y aquí estoy con los temas que son prioridad.

No es que todo sea culpa de Petro, es que debe haber menos pantalla, menos Twitter, menos peleas políticas y más trabajo y hechos concretos para mejorar la calidad de vida en Bogotá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.