3 de julio de 2012

El campeón no campeón juega en la Primera B


Este artículo no se hace con el ánimo de demeritar el trabajo del cuerpo técnico y jugadores del América que hoy ganaron el Torneo Postobón 2012-I. El asunto es zanjar la polémica que hay sobre el título de campeón y la premiación al equipo 'Escarlata' por simplemente ganar el derecho de jugar por el regreso a la máxima división del fútbol colombiano a final del año.

Aunque se critica y se ridiculiza la celebración de América de Cali, no es la primera vez que ocurre el hecho de ser campeón, recibir medallas y dar una vuelta olímpica por cuenta de pasar a una final.

Desde la temporada 2006 se disputa torneo Apertura y Finalización en la Primera B, con excepción del año 2010. El primer antecedente de celebración con fiesta y ruido de un campeón que no gana el ascenso, fue en 2008 cuando Rionegro superó a Unión Magdalena, contando con René Higuita en el arco.

Para seguir con la misma instancia, en la final del Apertura 2009, el 20 de junio, Cortuluá fue proclamado campeón sin ascenso al vencer en el punto penal a Itagüí. En noviembre, el equipo 'corazón' superó en la final del año al Atlético Bucaramanga para lograr el título real y definitivo, además del ascenso directo a la Liga Postobón.

El último antecedente previo a lo que consiguió América esta noche, fue lo de Patriotas el 11 de junio de 2011, cuando ganó desde el punto penal a Cortuluá, coronándose campeón no campeón, es decir, solo logrando el tiquete a la final que perdió contra Deportivo Pasto. Después, el equipo boyacense mandó al descenso al América en la serie de promoción.

No es algo nuevo, se celebran títulos por pasar a una final.

Dentro de las cosas 'exóticas' del fútbol colombiano, para usar un término común del presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún, clasifica el hecho de entregar medallas, un trofeo y hacer vuelta olímpica y toda la parafernalia para un título de campeón que es incompleto, porque no hay ascenso directo.

En Twitter, el subeditor de deportes del periódico El Tiempo, Orlando Ascencio, argumenta que esta clase de premiación, es como entregarle trofeo y medallas a los equipos que ganen los grupos de los cuadrangulares para jugar la final del campeonato en la Primera A.

Sin embargo, por cosas del reglamento, hay tres campeones en la temporada de la Primera B: Apertura, Finalización y campeón de final del año. De los tres títulos que se entregan, el verdadero y que realmente tiene valor al entregar el ascenso directo, es el último.

¿Se imaginan si se premiaran todas las ocasiones en la 'A' y la 'B' que un equipo clasifica a una final? ¿Qué tal si se homologan los títulos de la década de los 70' y 80'? Hasta ahí entraría Cortuluá cuando ganó el Apertura 2001. Por poco serio que suene, ya sucede en la Primera B con los torneos Apertura y Finalización.

¿Un error premeditado?

Más que un acierto, es equivocado todo el show que implica una premiación, vuelta olímpica y demás para un título de campeón a medias. Está bien que se premie el buen trabajo y que los hinchas gocen, estando en todo su derecho.

El real problema es lo ridículo que se ve, sin importar los colores o el escudo, premiar a un "rey sin tesoro ni tierra" (analogía de una canción de Diomedes Díaz). No es la primera vez que pasa el caso de América, como se mostró en los antecedentes, aunque los hechos no trascendieron debido a la prácticamente nula importancia mediática de la 'B' hasta la llegada de los 'Diablos Rojos' este año.

Si se pudiera proponer algo, lo más lógico sería volver al sistema de la Primera B en 2010, cuando fue campeón Itagüí: Torneo de un solo año a dos vueltas en 38 fechas, cuadrangulares y final. Si se quiere, se pueden quitar los cuadrangulares y la final para que haya más justicia y gane el que fue realmente el mejor equipo del año, no como en 2008 y 2009 que los ganadores de la reclasificación no llegaron al ascenso: Rionegro y Atlético Bucaramanga, respectivamente.

También es cierto que la Dimayor y muchos clubes ven como un mejor negocio que haya más partidos, por eso la 'manía' de hacer cuadrangulares por todo. Sin embargo, con la repartición absurdamente inequitativa del patrocinio de Postobón y los derechos de televisión para la Primera B, que son solamente el 10% para los clubes no socios de Dimayor (Actualmente 15 incluyendo a Itagüí y Patriotas que están en la 'A'), entre menos partidos haya es mejor y sería un torneo más competitivo.

Por lo pronto, cada uno está en derecho a celebrar, hoy los hinchas del América, a quienes se les recuerda que el equipo tiene tres opciones para lograr su regreso a 'primera': 1. Ganar el Torneo Postobón 2012-II para ser campeones del año. 2. Ganar la final del año. 3. Ganar la serie de promoción.

Finalmente, la Primera B en ningún momento otorga 'estrella' al campeón de fin de año, únicamente el derecho de jugar en la máxima categoría. Claro, para recibir todos los recursos económicos de televisión y patrocinios debe permanecer por 3 años o ser socio de Dimayor, de lo contrario seguirá con el porcentaje de esos ingresos para un equipo de la 'B'.

Espero sus comentarios.

Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.