13 de agosto de 2012

Lo que viene después del éxito colombiano en Londres 2012

Se dice que el deporte colombiano recibe muy poco respaldo por parte del estado, pero los resultados positivos en los Juegos Olímpicos son fruto de un proceso, que si no es el ideal ha sido bueno. Sin embargo,  falta mucho por hacer, especialmente porque hay otros factores que impiden un mayor protagonismo de los deportes diferentes al fútbol.

Las ocho medallas conquistadas en Londres 2012 por Mariana Pajón, Rigoberto Urán, Caterine Ibargüen, Oscar Figueroa, Carlos Oquendo, Yuri Alvear, Jackeline Rentería y Oscar Muñoz, sí respondieron al proceso de apoyo de Coldeportes a los deportistas.

Algunas claves de los buenos resultados.

Consultando varias fuentes, artículos especializados, y la edición de la Revista Semana, se encuentra un proceso de respaldo que comenzó después de los juegos de Atlanta 1996, donde el mejor resultado fue la eliminación del boxeador Daniel Reyes en cuartos de final, peso mosca, y el octavo lugar de Juan Carlos Fernández en levantamiento de pesas, 54 kg.

Allí empezó el respaldo de Coldeportes, a los deportistas de excelencia. Llegaron entrenadores extranjeros, siendo el más recordado el búlgaro Gancho Karouchkov, preparador de deportistas como María Isabel Urrutia (Oro en Sídney 2000) y Mabel Mosquera (Bronce en 2004). El plan económico fue respaldado por el estado y el impuesto de 4% a la telefonía celular, que comenzó en el año 2003.

Para no repetir datos y cifras, hay que hablar de otros factores claves en el éxito. Aunque el programa Altius de Coldeportes solo ayuda a los deportistas de élite, entre ellos a la mayoría de los 104 atletas que nos representaron en Londres 2012, es un buen comienzo para el deporte individual. 

El deporte colectivo, entiéndase baloncesto, voleibol, balonmano, hockey, waterpolo, entre otros, no necesariamente requiere otra clase de financiación. También requiere de visibilidad por parte de los medios de comunicación, la cual se obtiene únicamente si existe apoyo de la empresa privada.

Meter al fútbol en el debate podría ser 'tema de otra colada', sin embargo, es el primer ejemplo al momento de hablar de mercadeo, ingresos publicitarios, difusión mediática y relevancia popular. Por ende, es quien más resultados debería tener más allá del contexto del deporte olímpico, donde fracasó estrepitosamente la selección femenina, las mal llamadas 'superpoderosas'.

¿Potencia olímpica latinoamericana?

Por las medallas que obtuvieron nuestros deportistas en Londres 2012, donde estuvo la delegación más numerosa en la historia y se hizo una actuación sin precedentes, en BBC se habla de nuestro país como una "potencia olímpica latinoamericana", se elogia la política de Estado, los deportistas son unos auténticos héroes, pero el tema no puede parar ahí.

En Colombia, desgraciadamente, todo se mide por el momento y por la moda. No podemos olvidar a los demás deportes, especialmente aquellos que se practican en masa (parques, colegios, universidades) y no tienen ninguna clase de apoyo, y por casos concretos cito al moribundo baloncesto y al casi inexistente voleibol.

Más que hablar de culpables en la mala preparación de deportes de conjunto, donde indudablemente están involucrados los dirigentes y la empresa privada, debería ser una responsabilidad de quienes nos llamamos periodistas deportivos de hablar verdaderamente del deporte.

Lo que realmente se necesita: Gestión, infraestructura, preparación y difusión.

Hay federaciones deportivas con presupuestos mínimos, disciplinas como el BMX (que acaba de dar dos medallas) que no tienen una pista en el país para la preparación, que debe ser en el exterior. El primer paso está en la gestión de los directivos y del Estado para inversión en infraestructura. No todo el dinero puede ser para reformar estadios de fútbol como los de Cúcuta, Ibagué y Neiva. Pensemos en escenarios polideportivos, pistas atléticas, de ciclismo, entre otros escenarios.

Para que crezca la infraestructura, el apoyo llegue y haya resultados se deben mirar otras disciplinas. Es increíble que se dedique toda una sección de deportes en un noticiero nacional a hablar únicamente de fútbol, de la selección Colombia, y se dé más importancia al Real Madrid y Barcelona que a lo nuestro. ¡Es hora de mirar a la casa!

¿Cómo? Hay que poner atención a los torneos nacionales que se organizan en diferentes disciplinas. Por ejemplo, ya casi va a empezar la Copa Invitacional de Baloncesto, que no es profesional por esa falta de apoyo pero que puede volver si hay difusión. 

Hay que seguir la huella de nuestros deportistas del ciclo olímpico rumbo a Río 2016 que comienza en los Juegos Nacionales de noviembre, sigue en los Juegos Bolivarianos 2013 (Trujillo, Perú), luego son los Juegos Sudamericanos 2014 (Santiago de Chile), el siguiente escalón los Juegos Panamericanos 2015 (Toronto, Canadá) para desembocar en la cita olímpica dentro de cuatro años en Brasil.

Es un escenario altamente idealista pero no imposible. El mejor ejemplo de apoyo mediático (que no es otra cosa diferente a la difusión) es lo que hace Noticias Uno, que logra darle la prioridad al fútbol (popularidad y demás), habla de deporte internacional y brinda difusión a deportes que pertenecen y otros que no son del ciclo olímpico. Eso es positivo, sirve, debe continuar y contagiarse.

Todo el trabajo está por hacer y comienza por casa, siendo de alta importancia lo que hacemos quienes nos dedicamos a esto. Así como los deportistas deben trabajar su mentalidad para ganar, los comunicadores estamos en la mínima obligación de generar cultura deportiva.

Es bueno abrir la mente de verdad al deporte, capacitarse y actualizarse para que no se vea que nos 'subimos al bus de la victoria' cuando los deportes diferentes al fútbol obtengan sus metas, dejando en alto el nombre del país.

De verdad seremos una potencia deportiva en América Latina cuando más allá del medallero podamos revisar la casa y encontremos las cosas en orden y con mayor equilibrio por parte de los directivos, del Estado, la empresa privada y el periodismo con su vital rol de difusión.

Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.