12 de agosto de 2012

Los Juegos Olímpicos: Lo mejor que hacemos como humanidad.

 

Se cierra la trigésima edición del evento deportivo más importante del mundo que se celebra cada cuatro años, los Juegos Olímpicos. Luego de 116 años de su primera edición, el evento sigue siendo instrumento para mostrar el poder en muchas formas, principalmente, la del espíritu del ser humano.

No cualquiera llega a competir en una olimpiada. Se necesitan cuatro años de preparación, dedicación, amor y pasió para representar a su país. No hay perdedores, todos son ganadores, aunque al podio únicamente se suban tres (en algunos deportes se entregan dos medallas de bronce) y solo hasta el octavo lugar haya un diploma olímpico.

Londres 2012 pasará a la historia como unos juegos de excelente organización, donde hubo marcas y se consolidaron auténticas leyendas del deporte como Michael Phelps, Usain Bolt y Chris Hoy. 


Los incidentes fueron menores, en cuanto a dopaje. La seguridad funcionó sin ningún inconveniente a pesar de toda clase de rumores y conspiraciones sobre eventos terroristas de falsa bandera o por parte de grupos extremistas.

Quizás, el único 'oso' en las competencias, fue el error en la presentación de la selección femenina de fútbol de Corea del Norte en el partido contra Colombia, debido a la confusión de banderas con sus vecinos del sur, con quienes existe una histórica enemistad a partir de los sucesos posteriores de la Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de los juegos en Pekín, hace cuatro años, no se vivió tan intensamente la autopromoción política, aunque la presencia de la Reina Isabel II en la inaguguración y su imagen en competencias como la Maratón, implican el lógico uso del evento para fines más allá de lo deportivo.

Dentro de los temas ajenos a lo deportivo están las polémicas y conspiraciones por el logo, las mascotas de un solo ojo, las torres de iluminación del Estadio Olímpico con forma de triángulo, la ubicación del pebetero en el escenario,  la 'escultura conmemorativa', el exceso de simbología illuminati, entre otros.


El mundo pudo ver en los últimos 16 días un gran espectáculo, inolvidable desde cualquier punto de vista.

El sentido de gratitud del mundo está con los más de 10.000 deportistas que compitieron, que dejaron todo representando a sus países y siempre superándose a sí mismos.

Que perdure por mucho tiempo más el sano espíritu deportivo, el compañerismo, lealtad y amistad que promueven las justas. ¡Más alto, más rápido y más fuerte!

La próxima cita de los Juegos Olímpicos será en Río de Janeiro 2016.

Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.