24 de septiembre de 2013

¿Cancelar un partido para evitar la violencia?


Balón del fútbol colombiano. Foto: Castillo bogotano ©.

Por más muertos que haya, la violencia sigue escalando antes de los 'clásicos' de fútbol en Colombia. La solución es más de fondo que simplemente cancelar un juego de 90 minutos.

"A esos putos les tenemos que ganar", "los vamos a matar", "provincianos hijos de...", "rigor", "les vamos a llenar su gallinero". Frases que generan violencia pero que no se vinculan con la muerte, según muchos.

La rivalidad de Millonarios con Atlético Nacional, surgida en la época de la influencia del narcotráfico en el fútbol colombiano de finales de la década de 1980 da para más que simples palabras.

Se volvió costumbre, previo a un partido de máxima tensión, que haya algún fallecido en una riña en los barrios de Bogotá. Hechos aislados que cobran relevancia con la indignación por la muerte de un ser humano sin importar el color de su camiseta.

Sin embargo, "el espectáculo debe continuar" a pesar del luto 'aislado' de una o dos familias de los muchachos o señores que se matan por el color de una camiseta, verde, roja, azul, amarilla, etc.

Si un partido en Colombia debe jugarse a pesar de la violencia que se genera en los barrios, redes sociales, colegios y demás, es porque en el estadio y sus alrededores "no pasa nada", para muchos. Sin embargo, las manifestaciones de xenofobia y odio abundan en la antesala de esta clase de partidos.

Me enseñaron alguna vez que el fútbol es como la vida, pero lo que muchos no entienden es que no es algo de "vida o muerte".

Un espectáculo, que mueve miles de millones de pesos al año y que juega con los 'sentimientos' e ilusiones de la gente, no debería ser motivo para que la violencia se convierta en muerte.

Cancelar la realización de un partido no va a evitar que baje el odio entre hinchadas, especialmente en este caso de Millonarios y Nacional, ni va a evitar que se mantenga la delincuencia. Por más controles estrictos que haya esto no va a cambiar así se diga que "los buenos somos más".

A pesar del luto y las muertes aisladas, los clubes, la Dimayor y Postobón deberían hacer algo para proteger el negocio, alguna campaña de pedagogía para educar y/o crear conciencia en la gente para que no se mate y no genere violencia. No es algo definitivo pero serviría como método de persuasión.

El problema no es el fútbol, ni sus equipos, ni su pasado ligado con el crimen. Más allá de eso, está la falta de educación y conciencia por la vida, que no se van a acabar con más acción policial, ni con indignación ni con la cancelación de partidos para supuestamente crear un precedente.

Tampoco se puede dejar de lado que los delincuentes se pueden disfrazar de hinchas en los estadios y fuera de ellos, así como hay delincuentes que se infiltran en las marchas que buscan promover las marchas justas. 
No es un asunto sencillo de solucionar, pero seguro que la violencia no se va a terminar por cancelar la realización de un partido, ni por desplegar al ESMAD o la policía en estos eventos.


Los invito a seguirme en Twitter @Josegacel

1 comentario:

  1. Concuerdo, la solucion no es cancelar el juego. Los equipos deben dejar en claro que el futbol no es como la vida, concientizar acerca de la vida. Por otro lado, el principal problema se obtiene de la mezcla de pocas posibilidades ofrecidas por el gobierno con el facil acceso a una barra; convirtiendo ese grupo social y sus motivos en objetivos unicos de vida.

    ResponderEliminar

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.