30 de septiembre de 2016

¿Por qué votaré "sí" en el plebiscito del proceso de paz?


Con argumentos quiero aportar desde este espacio a la construcción que necesita el país, a partir del proceso de paz.


El artículo 258 de la Constitución Política de Colombia determina que el voto es un derecho, que debe ejercerse sin ningún tipo de coacción y en forma secreta por los ciudadanos. Sin embargo, con el plebiscito de este domingo 2 de octubre los ánimos en las redes sociales y al interior de los núcleos sociales en el país están enrarecidos.

Es claro que los colombianos no tienen el tiempo de leer las 257 páginas del acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC, pero eso no nos exime de la responsabilidad histórica que significa la votación de este domingo.

Personalmente creo que primero debió ser la votación y luego la firma de los acuerdos, la cual ocurrió el lunes pasado en Cartagena. Además, la pedagogía frente a la elección ha sido prácticamente nula. Las vertientes políticas se han enfocado en crear campañas mentirosas buscando la emoción del votante.

Pero hay que detenerse un momento a pensar en el drama de la guerra, el dolor que vivieron cientos de familias civiles, de militares, y también de guerrilleros porque finalmente el dolor humano es el mismo. ¿Vale la pena regresar a lo que ha vivido el país por más de medio siglo?

Es claro que el acuerdo de paz tiene muchas cosas que no nos gustan, como es la entrega de curules a las FARC, la creación de circunscripciones especiales, la justicia transicional que es un tema que deben abordar quienes son expertos en la materia. Pero lo que sí me gusta del paso que da el país, es visualizar un cambio en la dinámica diaria de la nación.

Y ese cambio de la gente no puede ser la agresión verbal o física por un punto de vista en contrario, debe ser promoviendo el respeto y la tolerancia, pero por encima de todo respetar el derecho a la vida.

No creo que los países vecinos, Noruega, Estados Unidos, y Naciones Unidas, estén patrocinando el proceso de paz en Colombia porque simplemente le quieran dar el Nobel de Paz a Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño (Timochenko).

Votaré sí a conciencia, y a sabiendas que el plebiscito no garantiza la paz completa de Colombia, y que el acuerdo es imperfecto.

Las BACRIM, los paramilitares y el ELN siguen operando en el país, y Colombia no tendrá paz no solo hasta que esas organizaciones dejen de existir, sino hasta que realmente haya justicia social y un progreso tangible en el país, no reflejado en placas de cemento por el territorio sino con un verdadero desarrollo humano de la gente, mejor poder adquisitivo y calidad de vida para todos con la erradicación de la miseria y pobreza en uno de los países con mayorres riquezas del mundo (irónico pero real).

El cuadro es muy utópico pero por algo hay que empezar, y por eso votaré sí este domingo.

A quienes van a votar por el no les respeto el punto de vista, pero que sea con argumentos, no citando los memes con mentiras o las cadenas de Whatsapp que circulan. En ese caso es mejor averiguar un poco más, o repasar los acuerdos usando palabras en la búsqueda para enterarse sobre lo que va a pasar con la entrega de armas (desde la página 50), el desmonte del narcotráfico (página 109), la participación política (página 30), las tierras a entregarse (página 8), el futuro de los excombatientes guerrilleros (página 60), la justicia transicional, desaparecidos, secuestrados y víctimas (desde la página 112).

No puedo cerrar este escrito sin antes aclarar que por fortuna no he vivido de forma directa la guerra ni el conflicto armado, aunque mi madre vio la muerte de cerca en la bomba en el Centro 93 puesta por los secuaces del nefasto Pablo Escobar.

También debo darle un agradecimiento a nombre personal y de muchos al glorioso Ejército de Colombia y fuerzas de seguridad adscritas. Gracias a todos esos hombres y mujeres valerosos el país ha logrado tener seguridad a través del tiempo, pevaleciendo más allá de sus líderes políticos.

Clic aquí para descargar y leer el acuerdo completo.

José Gabriel Celis B.
@josegacel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los artículos reflejan la opinión personal y libre del autor, derecho protegido por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. Por ello, este blog no tiene nada que ver con el medio de comunicación, empresa o institución para la cual el autor esté trabajando o sus empresas afines.

Creative Commons License
  Castillo bogotano está bajo una licencia de Creative Commons.
Las fotografías y/o logotipos están protegidas por las leyes de autor, y son pertenecientes a José Gabriel Celis B., Castillo bogotano y/o sus respectivos dueños.